Despedida Llena de Plumas

Celebramos la despedida de nuestra amiga Guada el 20 de marzo. Éramos poquitas amigas y el dinero no nos alcanzaba para mucho, así que tuvimos que pensar mucho que hacer. No queríamos llevar el típico pene en una diadema en la cabeza y la novia tampoco quería complementos de ese tipo, así que respetamos su decisión.

Compramos camisetas y las pintamos nosotras mismas, unas boas de plumas rosas, unas cintas en el pelo y unos silbatos era el equipo de las amigas, y el de la novia un disfraz de princesita con su corona y todo. Corrimos hasta última hora ya que se unió una amiga y tuvimos que salir a comprar accesorios para ella. Citamos a la novia en casa de una de las chicas y la vestimos, aunque ella no era muy partidaria de ir disfrazada. Pero una vez que vio el resultado final quedó muy satisfecha.

Fuimos a cenar a un restaurante dónde nos tenían un ala reservada y la verdad es que fuimos la animación del lugar, nos aplaudieron al entrar, salimos bailando la conga… Tras la cena fuimos de copas, y cuando ella se pensaba que nos íbamos a casa, la llevamos a una discoteca nueva de nuestra ciudad dónde habíamos reservado una zona privada sólo para nosotras. Durante el camino la llevamos con los ojos vendados y ella misma ni sabía dónde iba. Al llegar a la puerta de la discoteca los porteros entraron al juego y se hicieron pasar por los típicos boys de streep tease, y la pobre que incómoda estaba pensando la que le habíamos organizado, pero al quitarse la venda de los ojos comprobó dónde estábamos. Bailamos y reímos durante toda la noche, conocimos a mucha gente y nos trataron fenomenal. Incluso una de las chicas se cayó por las escaleras que separaban la pista de baile de la zona vip, menos mal que la cosa se quedó en un moratón, y aunque resulte gracioso, esta misma amiga, horas más tarde se quedó encerrada en el baño de la discoteca y personal de la discoteca tuvo que ir a sacarla.

Lo pasamos estupendamente, casi nos tuvieron que echar de la discoteca porque llegó la hora del cierre y no nos queríamos ir. Dejamos la discoteca llena de plumas rosas de nuestras boas. La verdad es que para organizar una despedida no es necesario contar con una cantidad importante de dinero, nosotras lo hemos podido comprobar, basta con tener muchas ganas de pasarlo bien, buena compañía y muchísima imaginación, porque la verdad es que son con las pequeñas cosas con las que más se disfruta en la vida.

Humor de Despedida

genesis.png