La Lista de Jorschindler


Portugalete (Bizkaia), 13-IX-97
ALBUM DE FOTOS

Preparativos Las viudas y el clero se arreglan

Llega el fiambre El muerto viviente le escolta

Comienza la ceremonia

Extrema unción No todo estaba en el guión

Viudas Las tristes protagonistas pasan el mal trago

El conservante mágico y la mortaja Debe asegurarse la conservación del cuerpo

Los calzones de la SOS De generación en generación

Ya en el ataúd Momento cumbre

Drag queen ¿Esto es un baile de salón?

That's all, folks!!

... ¿Victoria?
Jorge Manuel G., 26 años, es la segunda víctima en nuestra cuadrilla de ese extraño virus que es el matrimonio. Que se sepa, su infancia fue feliz. Su primer recuerdo de niñez es el de Javier Clemente y sus chicos viajando en gabarra por la Ría. De aquello hace ya mucho tiempo. Hijo de bilbaíno y malagueña, es el hermano mayor de entre cuatro. Nunca ha ejercido como tal. Descubrió nuestra compañía en el colegio San Viator, entre ligues frustrados y vodka con lima. La Escuela Técnica Superior de Ingeniería Industrial y otras compañías nos privan de su presencia aunque sigue en nuestro corazón. Su paso a Mercedes-Benz de Vitoria fue su penúltimo hito. Su matrimonio, el fatal y definitivo.

Antecedentes
Jorge G. cometió un grave error en abril de 1989. Movido por su naturaleza bilbaína, el autodenominado "rey de las rubias" firmó un contrato en el que se comprometía a "entrar" a 20 mujeres de una lista que confeccionó con varios compañeros de correrías. La fecha clave era una fiesta, vísperas de un esperado viaje fin de curso a Mallorca. Aquella noche no pudo pasar de la puerta de la discoteca. El alcohol venció su voluntad amatoria. Faltó a su firma y no pagó la apuesta. Más de ocho años después, el veinte de septiembre de 1997, Jorge G. contrajo matrimonio con la mujer número 15 de aquella famosa lista. Craso error. Un esforzado ejercicio de memoria, la aparición del original contrato y algo de mala leche precipitan los acontecimientos que a continuación se narran.

Comenzamos
- 19:30 La cuadrilla se congrega en la Estación de Autobuses de Vitoria. Los materiales se deposita en un coche que se adelantará al resto.

- 19:50 Aparece el "soltero" junto con dos miembros de la SOS. Se le viste con una peluca rubia, unas hawaianas y una camiseta blanca en la que por delante aparece una esquela con su foto y por detrás copia del contrato que fatalmente firmó en 1989.

- 20:00 La SOS coge el autobús de línea hacia Bilbao. El azar propicia la compañía de una despedida de soltera. Cánticos, risas y sorpresa general entre el público usuario del transporte.

- 21:00 Se coge el tren hacia Portugalete.

- 21:30 Comienza el "poteo" por Portugalete. Cerveza y calimocho.

- 22:30 Entrada en el Restaurante. Brindis, vasos rotos, chistes, risas y nervisiosismo incipiente del "soltero". Camareras: Inés y Vanessa, que nos atienden con diligencia, sufrimiento y resignación.

- 1:00 Dos "desconocidos" pasean a Jorge por las callejuelas de Portugalete, mientras el resto de la SOS acude a un piso "franco" donde se halla el material a utilizar: disfraces y el ataúd.

- 2:00. Encuentro en el Parque XXX, delante de la Iglesia. Regresa el "soltero". Comienza la ceremonia.

Ceremonia
Todos los asistentes visten una peluca rubia, el cura incluido. Un monagillo balancea el botafumeiro. En frente se encuentra el "soltero", rodeado de las viudas, de negro zahíno, junto con dos drag-queen y un zombie (el anterior casado, quien por estatutos ya no pertenece a la Orden, pero al que se le ha buscado un papel al efecto) 

Cura: "Hermanos, compañeros, amigos, miembros todos de la Sagrada Orden de la Santa Soltería. Nos hemos reunido aquí, en Portugalete, cuna del lesionado Julen Guerrero, para llorar la muerte de unos de nuestros miembros ... (lloros) ... La figura de Jorge, el "rey de las rubias", desaparece de nuestras vidas en cuerpo y alma. Bien dicho, ha desaparecido en cuerpo hace ya varios años. Su alma nos deja definitivamente en estos días. Incapaz de superar su rubiadepedencia, se aleja de esta Orden y emprende un camino lleno de trampas : el matrimonio ... (lloros desgarradores) ... Aun con todo, siempre hay un rayo de esperanza para su salvación, por lo que procederemos a su embalsamiento. Para su perfecta conservación, aplicaremos nuestro conservante mágico ... (Derramamiento sobre su cuerpo de un litro de colonia Nenuco) ... y la correspondiente mortaja ... (aplicación de diez rollos de papel higiénico para su momificación) ... "

Hasta ahora la vida de Jorge el "rey de las rubias" ha sido un pecado constante:

Primer Gran Pecado: con su matrimonio, este pecador deja desamparadas miles de rubias vírgenes. (gritos de ¡traidor, traidor!) Este acto dice muy poco de su capacidad de gobernar y, por tanto, de su derecho a pertenecer a la Orden de la Santa Soltería. (gritos de ¡fuera, fuera!)

Segundo Gran Pecado: Hace mucho tiempo, hace más de ocho años, Jorge el "rey de las rubias" se comprometió en legal apuesta y bajo contrato ... (el cura blande una fotocopia del contrato) ... a entrar a veinte hembras, promesa que le honró y del que todos nosotros nos sentimos orgullosos... (desfile de las viudas delante de Jorge con sus caretas, sollozando ¡Jorge, no nos dejes así!) ... ¿Qué pasó con la apuesta?, os preguntaréis, hermanos ... (gritos de ¿qué pasó con la apuesta, Padre?) Jorge sufrió amarga derrota y no pagó lo estipulado ... (gritos de ¡pesetero, pesetero! el monagillo le pasa el cestillo para que desposite el dinero que lleve)

Tercer Gran Pecado: Y Jorge, el "rey de las rubias" se enamoró ... (gritos de ¡traidor, traidor!) ... ¿De quién se enamoró?, os preguntaréis, hermanos ... (gritos de ¿de quién se enamoró, Padre?) ... ¡De la número 15! ¡De la número 15!, hermanos ... (gestos de sorpresa, miradas boquiabiertas, voces de ¿con la número 15?, ¿con la número 15?) ... ¡Sí, sí! ¡Con la número 15! ... (desfile de una drag queen con una cartulina con el número 15, tal como se anuncian los asaltos de un combate de boxeo) ...

"Por tanto, certificamos la defunción de Jorge "el rey de las rubias" y pasamos a vestirlo con el muertomovil ... (los asistentes le ponen el ataúd) ...

Oremos. Hermanos, que el Señor escuche nuestro plegarias

    Que le salve de los perros sardinitas: ROGEMOS POR EL REY DE LAS RUBIAS

    Que le salve de ir de tiendas: ROGEMOS POR EL REY DE LAS RUBIAS

    Que le salve de las comidas con los suegros: ROGEMOS POR EL REY DE LAS RUBIAS

    Que le salve de los niños del vecino: ROGEMOS POR EL REY DE LAS RUBIAS

    Que le salve de esperar fuera del cuarto de baño: ROGEMOS POR EL REY DE LAS RUBIAS

    Que le salve de las cremas de pepino: ROGEMOS POR EL REY DE LAS RUBIAS

    Que le salve de los dolores de cabeza: ROGEMOS POR EL REY DE LAS RUBIAS

    Que le salve de los condones pinchados: ROGEMOS POR EL REY DE LAS RUBIAS

Hermanos, todos juntos entonemos la Canción. Descanse en paz y nosotros sigamos con la fiesta

La Canción

Ya se nos da de maravilla eso de adaptar viejos éxitos con letras frescas. Esta tiene una mala leche impresionante.

Música de "La canción del mariachi", de Antonio Banderas en "Desperado" Mi nombre de guerra es G., del palillo fundador. Las rubias también me aclaman, y soy nato apostador. Me gusta tomar mis copas, "vodka y Mila" es lo mejor. Aunque arrastro la resaca, de un cargado tiburón. Ay, ay , ay, ay, qué fanfarrón. Rey de las rubias, me lo digo yo. De una lista de mujeres, unas 20 entresaqué. Una a una irlas entrando, eso fue lo que aposté. Más la noche me fue esquiva, con tequila me cegué. La apuesta quedó perdida, y además no la pagué. Ay, ay , ay, ay, qué papelón. Sólo Miss Pezos, me hizo favor. Esto canta la cuadrilla, de Castillo amigos son. Siempre les tengo presentes, aunque presente no estoy. Y si debo ser sincero, me prohibe mi mujer, que en los próximos 100 años, amigotes vuelva a ver. Ay, ay , ay, ay, ay, ay, adios. Ay mis compadres, lo que os quiero yo. Ay, ay , ay, ay, ay que marrón. Aquí la palmo, me voy al cajón.

La Esquela

Como buen funeral, tuvo su esquela, repartida por Vitoria, con el objetivo de poner nerviosilla a su respectiva, ya intranquila por la fama de nuestras despedidas de soltero (¡¡y eso que sólo llevábamos una!!)

Jorge Manuel G. Fallece para la Orden de la Sagrada Soltería el día 20 de septiembre de 1997, a los 26 años de edad, habiendo recibido SS. SS. Sus amigos y miembros de la O.S.S. Javier C., Jorge A., Jorge C., Rodolfo B., J. Miguel G., Alfredo, Iñako, José Carlos, Oscar F, Mikel, Eduardo L., Andoni P., Javier B. Eduardo P., Iñaki U., Luis G., Eduardo I., Roberto, Manuel, Crespo, etc; las desconsoladas doncellas que deja atrás, Marta S., Teresa, Maite B., Marta C., Lina, Laura, Idoia C., Silvia D., Rosa Mari, Blanca, Marta J., Aitziber, Gema, Jata, Ainhoa, Guerra, Susana S., Alicia, Raquel, Ana, Mari Mar, Alicia, Mariam, Elvira C., Susana H. SUPLICAN a sus amigos y conocidos se sirvan encomendarle a Dios en sus oraciones y asistir al oficio de funeral y entierro de cuerpo presente que por el alma del finado se celebrarán HOY sábado, día 13, a las TANTAS de la medianoche, por las calles de Portugalete, por los que les quedarán muy agradecidos.

Así fue y así lo hemos contado.

Portugalete, 13 de Septiembre de 1997

Humor de Despedida

genesis.png