En los viejos tiempos las despedidas de soltero eran diseñadas para humillar al novio y castigarle por tener la cobardía de abandonar su vida de ebrio albedrío por la promesa de sexo regular con su joven esposa. Aunque la vida ha cambiado en muchos de sus aspectos, esto todavía es válido en los tiempos que corren.

RECUERDA: si el novio no acaba el evento magullado, desnudo y jurando lagrimosamente que no os quiere volver a ver ninguno en el resto de su vida (la vuestra querra que acabe cuanto antes), es mejor que no os molestéis ni tan siquiera en pensar en prepararla. Eso en primer lugar.

En toda despedida hay una jerarquía, y sea cual sea el papel que a uno le toca jugar, deberás de someterse fielmente a él.

El novio

Tú eres la víctima a sacrificar. Te pasarás todo el rato riendo a diestro y siniestro, mientras por dentro, el pánico y adrenalina generada por la ansiedad del no saber lo que va a pasar, alcanzarán niveles peligrosos para tu corazón. Por supuesto, tienes que beber TODO lo que se te ponga en las manos... incluso si todavía esta vivo y se mueve amenazantemente en el fondo del vaso. A la hora del striptease tendrás que poner cara de cirscustancias mostrando tu disconformidad mientras ella te quita la ropa y extiende nata por tus maritales joyas. En el caso de que la dama esté dispuesta a todo, deberás de esforzarte en hacerlo lo mejor que puedas y no dejar tirados a tus amigotes fracasando en la tarea de producir algo que vagamente se asemeje a una erección. Pero recuerda, nadie, absolutamente nadie, quiere ver a su amigote con un gatillazo en su presencia, y aunque ellos te puedan señalar mientras se desternillan de la risa, secretamente, en su interior, te estarán odiando a muerte.

El mejor amigo

Como organizador y torturador en jefe eres el hombre más importante en la despedida de soltero, y estás en tu derecho de que los demás acepten este hecho manteniendo en secreto los siguientes pasos del procedimiento de tortura y haciendo que la mera infantería que te acompaña te pague las bebidas. Tu primera tarea es mantener en brazos al novio, excepto cuando vaya al minguitorio, en donde la etiqueta y las reglas del comprtamiento decoroso exigen que exista una distancia de al menos dos ladrillos entre vosotros. Debido a que el padrino está unido al novio por lazos de mayor honor que el resto de los presentes, será encargado de hacer desaparecer a la bailarina. El resultado es mejor si se intenta después de haberla pagado religiosamente, y a no ser que sea de tu familia cercana, no dará la brasa mucho más tiempo después.

Los amigotes

Como comportamiento normal del simple amigote en la despedida de soltero tienes el sencillo pero vital papel en los procedimientos de tortura de reír los chistes del padrino, por muy malos que sean. Como colega, una de tus principales tareas es hacer tanto ruido como sea posible, para apagar los gritos del novio proferirá mientras está con la dama invitada/pagada. Eres, por supuesto, libre de quitarte tanta ropa como quieras para solidarizarte con el novio, siempre y cuando te mantengas a más de dos metros de la chica. Caso de no hacerlo así, el padrino te sacará la tarjeta roja y te mandará a casa. Pero por intentarlo no se pierde nada, ¿no?

Los amigotes de los amigotes

Un papel normalmente difícil es este, pues tú eres normalmente traído a tan magno evento para completar el número necesario para que los materiales salgan a un precio por persona razonable, y para convencer al novio de lo popular que él es. Siendo la única persona que no tiene derecho a estar allí, suele ocurrir, sin embargo, que eres el que mejor se lo pasa o descubres que fuiste al colegio con la señorita invitada para desaparecer con ella en el parking. A no ser que seas tan anónimo que se olviden de ti en el primer bar, es imposible que hagas un mal papel.

Las reglas de la despedida de soltero

  • Nunca en la vida cuentes a tu novia o a la de tus amigos nada de lo que pasó esa noche ya que eso lleva inevitablemente a enfados y/o a la cancelación de la boda.... y a quién le importa, en el fondo te deberían estar agradecidos.
  • Llegar pronto y quedarse hasta que sea humanamente posible. Cualquier intento de escabullirse tempranamente, para coger el ultimo autobús, será merecedor de una buena patada en el trasero. Con mucha razón, además.
  • No seas tacaño. En una despedia seria debes estar dispuesto a ventilarte la mitad de tu sueldo en bebida y comida. Si aun así andas mal, invita a alguien como amigo de los amigos, y cada vez que llegue una ronda, empújale hacia la barra gritando: ¿Alguien ha visto a mi amigo Luis?.

Solicitud de presupuesto sin compromiso

¿No sabes cómo empezar a organizar tu fiesta?

No hay problema, nosotros...

teayudamos

Humor de Despedida

sinplanes.png